El Ayuntamiento instalará 26 tomas para la recarga de coches eléctricos en su apuesta por impulsar el uso de vehículos más respetuosos con el medio ambiente

El plazo para presentar propuestas a dos concesiones administrativas para un sistema de uso público de puntos de recarga eléctricos finaliza el 6 de julio

El Ayuntamiento de Pamplona va a instalar 26 tomas para la recarga de coches eléctricos en su apuesta por impulsar el uso de vehículos más respetuosos con el medio ambiente, una pieza clave que la ciudadanía está tomando en cuenta. El objetivo de la iniciativa es ofrecer facilidades y seguir fomentando el vehículo eléctrico cuyo incremento es significativo. La apuesta por esta tecnología se enmarca en la estrategia Smart Pamplona, en el proyecto europeo Stardust y en la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático ‘Go Green Pamplona’.

La Junta de Gobierno Local aprobó el pasado 16 de marzo el expediente, pero tras la declaración del estado de alarma se paralizaron los plazos administrativos. Estos plazos se retomarán a partir del 1 de junio con lo que en este caso el plazo de presentación de propuestas finalizar. Se estima que en septiembre puedan estar adjudicadas las concesiones, de manera que antes de marzo de 2021 los nuevos puntos de recarga de vehículo eléctrico estarán instalados y en funcionamiento.




6 tomas eléctricas que fueron ampliadas a principios de este año

De esta forma, el Ayuntamiento de Pamplona amplía la red de tomas eléctricas en vía pública distribuidas en distintos puntos de la ciudad y que renovó a principios de este año. En estos momentos cuenta con 6 tomas de recarga para vehículos eléctricos que han ampliado su velocidad. Los postes, ubicados en San Ignacio, Mercado de Ermitagaña y Esquíroz, funcionan mediante un convenio entre el Ayuntamiento e Iberdrola. A ellas se unen las 23 autorizadas por el Consistorio pamplonés en los aparcamientos subterráneos de rotación, también de acceso público. La mayoría, 12, se encuentran en el aparcamiento del Complejo Hospitalario de Navarra. También están ubicadas en Plaza de Toros (2), Blanca de Navarra (5) y Plaza del Castillo (4).

Además de las 26 tomas, Pamplona proyecta añadir a la red de puntos de recarga de vehículo eléctrico una fotolinera, que consiste en la instalación de un poste de recarga rápida para vehículo eléctrico alimentado a través de una instalación fotovoltaica integrada en un edificio. El proyecto, que verá la luz después del verano es acorde con las estrategias anteriormente citadas y está incluido entre los compromisos de Pamplona con el proyecto Stardust.




16 puntos de recarga con tomas rápidas y semirrápidas

El expediente incluye los pliegos para la licitación de dos concesiones administrativas que otorgarán el dominio público necesario para la instalación y gestión de un sistema de puntos de recarga de uso público, abierto y accesible tanto a personas vecinas de Pamplona como las que estén visitando la ciudad. Con cada una de las dos concesiones se instalarán 8 puntos de recarga, tres de ellos de los denominados rápidos (recarga de hasta 50 KW en corriente continua) y 5 semirrápidos (hasta 22 kw en corriente alterna). Teniendo en cuenta que los semirrápidos ofrecen dos tomas permitiendo la recarga simultánea de dos vehículos, a través de estas dos concesiones se creará un sistema que pondrá a disposición de las personas usuarias un total de 26 tomas.

Para la organización de la licitación se ha dividido el término municipal en dos zonas. A una de ellas corresponden los barrios de Casco Antiguo, Txantrea, Ensanches, Mendillorri, Milagrosa, Azpilagaña y Lezkairu. A la otra, los de Rochapea, Buztintxuri, San Jorge, San Juan, Ermitagaña-Mendebaldea, Etxabakoitz e Iturrama. La empresa o empresas adjudicatarias propondrá la situación exacta teniendo en cuenta los puntos indicados por el Ayuntamiento en los pliegos. Los criterios más importantes para la ubicación serán la accesibilidad de las personas usuarias, la visibilidad de los puntos y la proximidad a las redes de distribución de energía eléctrica. En todos los casos, se instalarán en aceras contiguas a bandas de estacionamiento en batería o batería inclinada en las que las adjudicatarias habilitarán, mediante señalización horizontal y vertical, dos plazas para la recarga.




Impulso municipal a la movilidad eléctrica

El Ayuntamiento de Pamplona prosigue de esta forma impulsando la movilidad eléctrica en un camino que ya inició en 2005 cuando promovió el Pacto Local por la Movilidad Sostenible y continuó en 2009 subscribiendo el Pacto de los Alcaldes por el Clima y al año siguiente con el Plan de Introducción del Vehículo Eléctrico en Pamplona (PIVEP).

Además, desde 2017 es socio del proyecto europeo Stardust, cofinanciado por la Comisión Europea, cuyo objetivo principal es la transformación de las ciudades hacia modelos urbanos más inteligentes, eficientes y humanos, y que incluye como objetivo específico la promoción de la movilidad eléctrica en Pamplona, en el marco de las Smart Cities (ciudades inteligentes). Pamplona participa como ciudad faro, diseñando y desarrollando soluciones inteligentes innovadoras para abordar los desafíos urbanos del futuro junto a la finlandesa Tampere y la italiana Trento.

Más recientemente, a finales del pasado invierno, el Consistorio presentó ‘Go Green Pamplona’, la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático avalada por el Diagnóstico Energético de Pamplona que tiene como principal objetivo una reducción drástica de las emisiones contaminantes de la ciudad. También la Estrategia Urbana Pamplona-Iruña 2030 tiene entre sus principales objetivos alcanzar una “Pamplona, verde, ecológica y comprometida con el clima”.

En el mismo sentido, la modificación de ordenanzas fiscales y normas reguladoras de precios públicos incorporó a finales del año pasado nuevos incentivos fiscales medioambientales y sociales en la regulación de tributos y precios públicos. Por ejemplo, se empezó a bonificar el impuesto de circulación para vehículos ECO y “0 emisiones”, además de eximirles de pagar zona azul a los “0 emisiones”.




Suministro de energía 100% renovable y tarifas máximas con pago por app

Las dos concesiones se regulan según los mismos requisitos técnicos y económicos. Los puntos de recarga deberán ser instalados en un plazo de 8 meses tras la formalización del contrato y la posterior explotación tendrá un plazo de 8 años. Las adjudicatarias de las concesiones deberán hacerse cargo de todos los costes e inversiones necesarias para poner en marcha este sistema, así como su posterior gestión y mantenimiento, y el pago de un canon anual al Ayuntamiento por el uso del espacio público, que dependerá del beneficio que obtengan del abono de las recargas anuales. Las concesionarias deberán proporcionar la energía eléctrica de origen 100% renovable. Cuando finalice la concesión, los puntos de recarga revertirán en el Ayuntamiento. Además, y si fuera el caso, se podrá ampliar el objeto de la concesión, aumentando el número de puntos de recarga del sistema. Los abonos de las personas usuarias por las recargas que contraten en este sistema repercutirán en las empresas concesionarias.

Las personas usuarias abonarán por la energía consumida en estos postes unas tarifas que serán aprobadas anualmente por el Consistorio, a instancias de las concesionarias pero no pudiendo superar los máximos señalados en los pliegos (0,50 €/KWh en los puntos rápidos y 0,35 €/KWh en los semirrápidos). En los puntos rápidos, el tiempo de recarga no podrá superar la hora y en los semirrápidos las dos horas, con la excepción del horario nocturno (de 22 a 8 horas) en el que no habrá límite temporal en los puntos de recarga semirrápidos. Existirá la posibilidad, según las ofertas de las empresas, de disponer de un sistema que permita realizar reservas de los puntos de recarga con una cierta antelación.

Tanto las altas en el sistema como las contrataciones de las recargas y los pagos se realizarán a través de una aplicación telefónica que las concesionarias pondrán a disposición de las personas usuarias. Esta app permitirá también la consulta de la ocupación de los puntos, reservas con antelación de recargas, envíos de mensajes a los usuarios, avisos de incidencias, chats, etc. Además, las concesionarias deberán contar con un servicio de atención 24 horas y otro de mantenimiento de resolución de incidencias.

Las empresas interesadas en la licitación tendrán 35 días naturales para presentar sus ofertas, a contar desde el día siguiente de la publicación del anuncio de licitación. No existe ninguna limitación por lo que una misma empresa podrá llegar a ser adjudicataria de las dos concesiones.




Aumento de vehículos eléctricos también en la flota municipal

En Navarra, el número de vehículos eléctricos matriculados anualmente ha pasado en los últimos cuatro años de los que se dispone de datos de 17 a 223, siendo 17 en 2015, 30 en 2016, 81 en 2017 y 223 en 2018. En Pamplona, desde 2011, el Ayuntamiento ha emitido 181 tarjetas de aparcamiento gratuito en zonas reguladas para vehículos de cero emisiones (100×100 eléctricos), siendo el incremento progresivo y especialmente significativo en los dos últimos años: 9 en 2015, 16 en 2016, 15 en 2017, 30 en 2018 y 81 en 2019. Igualmente, el propio Ayuntamiento adquirió a finales de 2019 dos vehículos de estas características, una furgoneta para ordenanzas y un vehículo destinado al servicio de Conservación Urbana, con el fin de continuar la renovación de la flota municipal. En este sentido, está prevista una auditoría del parque móvil municipal para estudiar su progresiva electrificación.

La reducción de las emisiones en el transporte es una apuesta estratégica municipal. Tiene en cuenta que, según el Diagnóstico Energético de la ciudad presentado la semana pasada, Pamplona consume anualmente 4.435 GWh de energía, un 56% basada en productos derivados del petróleo. Más de la mitad de esa energía, 53,1%, está ligada al sector del transporte. Esta demanda energética supone que la ciudad emite más de 1.133.200 toneladas de CO2, 5,7 toneladas por habitante. La sustitución paulatina de coches de combustión convencional, por vehículos eléctricos, junto a las medidas que favorecen caminar, desplazarse en bicicleta y utilizar el transporte público en desplazamientos cotidianos, contribuye a evitar el cambio climático y a garantizar una ciudad limpia y saludable.

Comentar noticia

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.